Misión

Inspirados en el Evangelio, desde el carisma franciscano, buscamos educar a nuestros alumnos y alumnas para que opten por la paz y el bien en un ambiente fraterno, justo y solidario. Educar a nuestros/as alumnos y alumnas para que opten siempre por la paz y el bien creando un ambiente fraterno, justo y solidario. Se pretende que los/as estudiantes sean personas: Capaces de vivir en amistad, abiertas siempre a todo lo creado Liberadoras de sí mismas y de su medio. Plenas de sentido y misión, ante Dios, ante sí mismas y ante los demás

Consectetur adipisicing elit. Eveniet, consequuntur eius repellendus eos aliquid molestiae ea laborum ex quibusdam laudantium voluptates placeat consectetur quam aliquam beatae soluta accusantium iusto nihil nesciunt unde veniam magnam repudiandae sapiente.

 

 

Visión

Colegio Santa Isabel depositario de la herencia carismática de Madre Francisca, sueña con una comunidad educativa, donde cotidianamente se vivencien los valores humanos desde una visión cristiana franciscana al servicio de niños y jóvenes, con especial atención a quienes viven situaciones de vulnerabilidad a través de una propuesta educativa innovadora y de "Calidad" que facilite el elaborar sus proyectos de vida e insertarse en la sociedad, llegando a ser artífices de su propia liberación y fermento de un mundo nuevo. Nuestra tarea educativa cuenta con una experiencia de más de cien años en chile, con presencia en la labor educacional desde 1934 en este centro. “Hacer siempre el bien” es el lema de Francisca Pascual Domenech, Fundadora de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, institución Sostenedora del Colegio Santa Isabel. Hacer el bien en la tarea educativa es, ante todo, poner a la persona como centro, buscar su bien en su dimensión personal, social y trascendente. El Colegio Santa Isabel quiere tener la seguridad confirmada de que al final del proceso formativo ha contribuido en la formación de una persona responsable, solidaria creyente que ha de ser base a la sociedad

 

Reseña

La Congregación de Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, fundada por Francisca Pascual Doménech el 27 de febrero de 1876, nace para hacer el bien en medio del mundo. La razón de ser de la Congregación es el anuncio del Reino desde la vida de fraternidad, en la Iglesia, y al servicio de la humanidad, continuando la misión de Cristo, evangelizador de los pobres, que pasó haciendo el bien. Los Colegios de la Congregación de Hermanas Franciscanas de la Inmaculada son, desde el principio, centros abiertos a todos y de un modo especial a los niños con discapacidad auditiva y visual. Madre Francisca conoce bien lo que supone no poder acceder a la educación. Y pone todo su empeño y el de las primeras hermanas en la educación de la niñez y Juventud, preferentemente con necesidades especiales de audición y visión, y en la promoción social de la mujer trabajadora, como fermento de una nueva sociedad de mayor inclusión y humanización.

Nuestro Equipo

Paz y Bien, es nuestro lema y compromiso. El formar un equipo que entienda y difunda entre nuestros alumnos este ideal, este pensamiento, este estilo de vida, es vital para formar personas con el compromiso de mejorar nuestra sociedad.